Después de una larga espera en la reapertura de las pantallas grandes, el encuentro con los cinefilos no fue lo esperado, ya que reportan que han tenido poca asistencia en sus cines.

Gracias al cambio de color en el semáforo a color naranja en el estado de Guanajuato, los cines pudieron reabrir sus puertas para el público, cuidando las medidas de prevención la noche de este jueves llegaron a los cines parejas, amigos y cinéfilos solitarios a reencontrarse con la pantalla grande.

Cuando parecía que no iban a tener la afluencia esperada,  la cantidad de clientes ciertamente aumentó para las funciones nocturnas.

Poco a poco la ciudadanía ha comenzado a dar un paso hacia el desconfinamiento y hacia esta nueva normalidad en la que para reecontrarse con la gran pantalla tuvieron que respetar el uso de cubrebocas, la sana distancia y la toma de temperatura en la entrada del lugar.